Instalando un servidor Linux

logocentos2.jpg

En estos momentos me encuentro terminando la instalación de un servidor Linux, pero como ocurre algunas veces, existen algunos inconvenientes no previsto que hacen que el tema no sea tan simple como lo debería ser.

Me contactó una empresa para que le instalara y configurara un servidor Linux con objeto de utilizarlo con su equipo (diseñadores y programadores) para algunos proyectos en desarrollo. Después de algunas conversaciones, teníamos como preferencia instalar Ubuntu Server o CentOS. Hoy, cuando llegué con todos mis cosas, me he encontrado con la gran sorpresa de que el famoso servidor era uno refactorizado (:-() y, por ende, un equipo viejo que no esperaba para este trabajo.

Muchas cosas se complicaron, dentro de ellas la forma que realizaría la instalación. Para realizar el proceso de instalación siempre utilizo DVD por la rapidez y la desatención que me permite, pero este equipo no tenía lector de DVD. Para estos casos siempre ando preparado, ya que llevo mi DVD portátil USB conmigo, pero lamentablemente me encontraría con otro problemilla: La BIOS de este equipo no tenía soporte para arranque de dispositivos USB. Para resolver este tema lo más ortodoxo es realizar un proceso de actualización de BIOS, pero preferí analizar un poco más para tratar de ver otra formula que me tomara menos tiempo. La decisión elegida fue muy acertada, aunque limitaba una opción de instalación. Se vería afectada las opciones de instalación a sólo un sistema operativo, esta vez me tendría que quedar con CentOS 5.1.

A continuación la solución:

Al revisar los medios que disponía, me encontré con un LiveCD CentOS que había probado muy poco, pero sabía que me podía entregar varias opciones de instalación. Este funciona muy similar a las opciones que provee Ubuntu, sobre instalaciones a través de la red (http y ftp), y dispositivos. El LiveCD de CentOS me permitió utilizar mi DVD portátil USB. Para ello coloqué el LIVECD, arranqué desde él y elegí la opción “Network Install”, como es obvio por su significado la instalación se realizaría por red, pero me acordaba que Network Install contaba además con otra opción que era la instalación por CD. Como soy algo porfiado, probé esta opción para ver si podía reconocer mi DVD portátil, me interesaba -como primera medida- que me entregara la opción de chequear mi DVD; todo salió perfecto, si lo reconoció, testeó y aceptó. Para dar fácilmente con esto, las opciones que se presentan al inicio deberían ser más explícitas, entregando claramente todas las opciones de instalación y no colocándolas como opciones dentro de la categoría Network Install.
En fin, realicé los pasos de la instalación y me fui a tomar una bebida con el propósito de volver sólo en la última parte. Después de 1:30 hrs. tenía todo funcionando y listo para decir asunto terminado.

Resumiendo, con un LiveCD de CentOS, un DVD portátil USB y lógicamente un DVD con la versión de CentOS (en este caso utilicé la versión 5.1), finalicé este trabajo en el tiempo presupuestado.

Es importante para estos casos contar con bastantes opciones, aunque para ello el bolso que uno lleve al lugar de la acción se haga mucho más grande y pesado. Para mi el tiempo es primordial…

PD: Me encanta CentOS, lo utilizo hace algunos años, pero deseo que cambien pronto ese logo!!!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *