Aceptando libertades

libertades

En un movimiento anticipado por muchos, Microsoft publicará hoy una herramienta, Open XML Translator, que permite a su suite Office la apertura, manejo y almacenamiento de documentos en el formato ODF (Open Document Format), que recientemente recibió la categoría de estándar ISO. La medida es la respuesta a presiones de organismos gubernamentales, como el Gobierno del Estado de Massachusetts, que afirmaban que dejarían de utilizar software de Microsoft debido a la inseguridad que les suponía tener todo su fondo documental en un formato propiedad de una sola compañía.

La reacción era esperada, no sólo por la importancia que tienen para la compañía este tipo de clientes, sino también por la evidencia de que, en caso de no publicarlo ellos, la propia comunidad acabaría produciendo un conversor semejante. La versión del conversor, que se libera hoy con licencia Open Source, se considera preliminar, y será suplementada con una versión más probada y estable que cubrirá Word a finales de año, y llegará a Excel y PowerPoint a principios del que viene.

Por si no estás enterado(a) Open Document Format, es un formato de fichero estándar para el almacenamiento de documentos ofimáticos tales como hojas de cálculo, memorandos, gráficas y presentaciones. Su desarrollo ha sido encomendado a la organización OASIS y está basado en un esquema XML inicialmente creado por OpenOffice.org. El formato OpenDocument pretende ofrecer una alternativa abierta a los formatos de documentos de propiedad, como lo son los extendidos formatos DOC, el XLS y PPT que son utilizados por Microsoft Office, incluyendo el denominado “Microsoft Office Open XML Format” cuyos requisitos de licencia impiden su empleo a diversos competidores. Puesto que uno de los objetivos de los formatos abiertos, tales como OpenDocument, es garantizar el acceso a largo plazo a los datos producidos eliminando para ello las barreras técnicas o legales, muchas administraciones públicas y gobiernos han empezado a considerarlo un asunto de política de interés público y son cada vez más las que optan por lo formatos abiertos en su administración

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *